domingo, 20 de octubre de 2019

   A CUERPO PERDIDO
      ( o Sermón de Barricada)

       _1_

... O, sin ánimo de sobreabundar y para mejor recordatorio, Sermón del Obelisco, La Marcha del Billón,
Dialéctica del 50+2 %, pero en contra, Sermón del Desengaño, o, en tren de divagar, Canción del Adios.
Y un largo ETC. Títulos y subtítulos para todos los gustos y disgustos de unos y otros, incluso para
búhos, que como yo miran desde lejos e intentan deducir, y para tibios y perplejos.
   Con un discurso de barricada, a cuerpo perdido, Macri cerró su campaña en búsqueda de remontar 20
puntos en búsqueda de su relección dentro de una semana. Digo 20 puntos, que pueden ser poco más o poco
menos, pero que no son chaucha y palito en medio de un océano de contradicciones, una hecatombe monetarista
y cuanto éso implica para la economía real, la del día a día del sufrido y heroico ser o no ser nacional.
   Más envejecido, diría prematuramente envejecido desde las PASO, como si el proceso inflacionario se
hubiera encarnado en su biología, arremetió con un sermán cuya única novedad fue su falta de novedad. Le
rodeaba una marea de gente linda, sacada de una película del primer mundo, bien vestida, mejor nutrida, casi etérea
 que pareciera haber pasado por un laborioso casting para obtener el privilegio de ser escudero o soldadera 
de su caballero andante. Una sombrilla surrealista hizo honor al acto con reverencias al Sr. Presidente.
   Brillaron por su ausencia los no menos sufridos uniformados afines a estos ajetreos, aunque las
malas lenguas andan diciendo que fueron ascendidos al grado de civilachos apaudidores sin omitir responsabilidades
inherentes a su función real. Brillaron por su ausencia las juventudes, proletarias o no.
Las malas lenguas dicen que se fueron a Chile a tirar piedras e incendiar neoliberalismo, neocolonialismo
o como quiera llamársele. Claro, no se puede estar en todas partes.


        _2_

   La alocución fue una arenga llamando a revertir el resultado de las PASO, épica que la matemática más elemental
y la lógica menos burda se empeña en destrozar. Lograrlo sería el milagro de seducir a millones que ya votaron
en contra, potencialmente opositores al modelo de ajuste, y una franja supuestamente indecisa, que, en circunstancias
 como estas, de indecisa tiene lo que le sobra de bronca hacia la tilinguería bullanguera nacional.
   No existen antecedentes históricos que avalen semejante milagro. Mientras el distinguido orador se exaltaba
hasta perder los estribos y parecerse más que nunca a un pastor evangélico, tópico que se le endilga desde
hace un rato largo, su imagen seguía cayendo...Esto último corre por mi absoluta cuenta y no se la atribuyo
a encuestadores omnipresentes. Me bulle esta característica del hombre Macri, del ser humano, del animal político
que cada ser lleva en su psicología, y lo digo sin ironía y sin maldad. Cada vez que habla pareciera alejarse más
 de la realidad, de sí mismo, del objeto y sujeto de su discurso. Su discurso va por un lado y el decurso social
por otro. Le faltó Humildad, le faltó Transparencia. Sorprende, no obstante, su desesperado derroche de energía
para convencer a los suyos de algo de lo que esa desesperación desmiente.
Hizo gala del doble discurso recurriendo al facilismo de imputar a predecesores, y ahora antagonistas, lo que
en su gestión es piedra de escándalo.
Un montaje irreal sobre un telón de fondo que quizá mereciera otro argumento
para un evento que será historia, pero por razones ajenas a las deseadas.
   No voy a repetir lo que se ha dicho hasta el hastío y que nadie puede desmentir. Me refiero al resultado
de su gestión. Tampoco voy a entrar en esto de si fueron 200, 300, 400 mil asistentes. Los drones desmienten la
ecuación millonaria. Tampoco discutiré cuántos vinieron por amor, cuántos pagos, cuantos de los pelos. No entro en ese juego.
Pienso en la esencia demográfica del acto en sí y cuántos de estas damas y estos caballeros que quedaron en el fondo del
primer plano avalarán con su voto la euforia del camarada Macri.
(Aclaro el término A CUERPO PERDIDO. Es castrense y significa mandar a un soldado o soldados a una misión
de la que no sobrevivirá. En este caso es equivalente a misión imposible.)


        _3_

   En un rincón de Recoleta, sentados alrededor de un túmulo, con naipes en la mano y un mate andariego,
cuatro adustos comandantes, conversaban un truco. Leandro, Lisandro, Arturo y Raúl, posaron las cartas boca abajo
para escuchar al chasqui que llegaba, agitado, pero sin señal de fatiga.
_ Sin novedades en el campo de operaciones- dijo y se vaporó en el aire.

                                                                    Nahuél Ceró
                                                                 20 de Octubre del 2019
MADRES La noche salió a buscar donde guardar sus alajas. Lo halló en el vientre piadoso de aquella madre soltera, en la colmena encantada de la que lava sus sueños, en esta otra que avanza en medio de la orfandad como escudo de sus hijos y los hijos de sus hijos. Una noche , por descuido, perdió su luna lunera. La encontró bajo el ombligo de la madre de la mía Otra noche que tenía su nido en el limonero buscó a mi madre y le dijo: " Te dejo un niño con plumas." Así nací como Pablo " ave de una sola pluma.". o o o Aún otra noche, hija de la noche de los tiempos, se convidó de la madre que se orfandó de su niño. Que se lo llevó Mambrú al costillar de una guerra ? Que se perdió por ahí porque equivocó de espejo ? Dibujó por dibujar en una copa de lágrimas el niño que no volvió después de una balacera. Otra mujer resolvió la luna de sus pesares haciendo haciendo rondas nutricias con un pañuelo por arma.. o o o Por omisión este día es el hijo de los días de las madres que por madres son hijas de su destino. (A mi madre iluminada y a cada madre luminosa.)