miércoles, 16 de octubre de 2019

  




       ROMANCE DE LA PARTIDA


        Al marcharme de mi pueblo
     con dos mortjas por alas
     me despidió aquella niña
     de mirada desolada.
     Las calles se confundían
     al final de las palabras
     y en un cantón de cenizas
     de nuestro erial, la nombrada
     pujaba por dar un lirio
     al espejo equivocado.

        Desoyó rosas furtivas
     la piedra del desencanto.
     En su mascarón de sombras
     deshojó nuestras promesas.
     En el pañuelo cortado
     por una tijera negra
     dividimos los recuerdos
     por no perder sus estrellas.
     A pocas cuadra el río     
     mentaba páginas agrias.
     Sus belfos de gran cordaje
     espumaban las barrancas
     y la isla, sudorosa,
     desenterraba sus deudos.
     Espolones se durmieron
     en rumias de verdolaga.

       El adios, mal convidado,
     dejó sonar sus acordes
     y los corderos del cielo
     soltaron su llanto ameno.

       Era la hora infinita
     que los relojes socavan.
     Su adolescencia cumplía
     edades del primer beso.
     Un relámpago en su cuerpo
     sacudió madrugada.
     Su voz me siguió en el páramo
     con un anillo velado,
     un gemido desvelado,
     una sonrisa cansada.
     
       No fue desamor ni miedo
     sino filos concertados
     de las furias que cortaban
     los sueños en mil pedazos.
     Laberintos venideros
     preanunciaba mi partida.

       Hasta los grillos callaron
     por no medrar con mi sombra.
           o     o     o
                   16-10-2019
     Banfield.

No hay comentarios:

Publicar un comentario