miércoles, 13 de marzo de 2019

NÉMESIS II
Que se me dio nacer insomne como un árbol
aturdido de luz, de alas percudidas, de los dados del búho,
de muslos que se aprietan a las ruinas del habla
cuando cada palabra se esconde de si misma.
Qué soy, qué eres en este insomnio amargo ?
Toda la soledad de los que no se mienten ?
De aquellos que aun aran con sus cuerpos el reloj de la espera ?
Anda la noche en sus números falsos.
Anda la herida con sus dioses por duendes.
Anda la soledad deshabitando besos.
Ven muerte, interminable.
Besa mis labios y rompe mis espejos.
Ven, sierva de la nada, muerde mi sed confesa.
Tómame,, estoy apalabrado.
Deja que los candados se herrumbren en mis alas.
Ven, compañera, con tus jaulas piadosas
sin piedad de mis sueños.
Ven ahora, si estoy a solas, desnudo como un trueno,
sin nada que decir.
Te besaré en la frente como se besa un ave
que agoniza en tus manos.
Me crearás la ausencia, un hijo sin presente,
una mujer que pare su sombra y su pasado
como si fuera lluvia, una frase austera que quedará temblando
de las ramas del cielo.
Amor, enamorada, hermana mía,
tómame como al silencio que pronuncian tus labios.
o o o
Este poema dedico a mi amiga Sofía Rodriguez Garcia, gran poeta colombiana y actriz que me ha permitido hacer uso de su imagen en una performance de un poema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario