miércoles, 13 de marzo de 2019

MENESIS V

MENESIS V

Que la muerte descienda de otros partos, 
que callen los relojes y su decurso absurdo.
Déjame que me duerma lamiendo las minucias
del cuerpo que te hace como una melodía.

Tu eres la que busco arañando las tumbas,
rompiendo los espejos, besándote en las noches
a pesar de las noches.
Tu eres la que lames con gemidos mis labios.

Mis poemas te buscan en los bosques del habla,
te hacen lluvias amenas, se rinden a tu pubis.
Mis poemas descienden de la luz al silencio
para encontrar tus ojos, tu sonrisa, tus celos.

Abramos la distancia como una partitura
Hagamos las mareas azules de tu vientre
y deja que mi sangre se pronuncie en tus senos
para ser el viñedo del hijo por venir.

Mi amor, mi gran amor, los cielos de mis manos
acarician tu forma y te apartan del viento,
de las vanas palabras, de la muerte insaciable,
Tu cabellera insomne es un país en mí.

Déjame que me duerma con esto que te digo
y me arrulles con algo que no se distinguir,
y los mansos eriales de los cuerpos dormidos
regresen a la vida con sus páginas blancas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario